Skip to main content

El slow living es uno de los mejores estilos de vida saludables que te puedo recomendar en pleno 2021. En esencia nos propone ralentizar nuestros ritmos para llevar un estilo de vida más relajado. Así, al dedicarle nuestra atención a las cosas aparentemente simples podremos disfrutar cada momento completamente.

En este artículo te contamos todo sobre el slow living, sus beneficios o ventajas y cómo podemos tener una vida saludable con unos sencillos cambios.

¿Cómo surgió el slow living?

El slow living está asociado al movimiento italiano slow food de finales de la década de 1980. Ambos surgen como reacción a la vida acelerada y al consumo sin límites de las sociedades modernas.

El objetivo del slow food era salvar las tradiciones gastronómicas, los productos y los métodos de cultivo locales, amenazados por popularidad de la comida rápida. Siguiendo esta línea, el slow living se enfoca en hábitos sanos y sustentables de trabajo, estudio, consumo, turismo, entre muchos otros.

¿Qué significa el estilo de vida slow?

La traducción literal al español de la frase slow living es vida lenta o vida pausada. Esto no tiene nada que ver con estilos de vida sedentarios o la vagancia. Aunque el término lento en español puede tener una carga negativa, al slow living no debemos asociarlo nunca con la pereza o la inactividad como ya explicamos.

Por el contrario, es un recordatorio constante de la necesidad de vivir de manera plena el momento, es una forma de ser conscientes del tiempo presente.

El slow living es una propuesta alternativa, que considera el impacto social y ambiental de nuestras acciones. En otras palabras, se interesa por la huella que dejamos en el mundo y cómo el cambio oportuno puede elevar nuestra calidad de vida y transformar la vida de nuestra comunidad.

Vida saludable: incorporando el slow living

Puede parecer muy complicado cambiar de pronto nuestro estilo de vida. Por ello te recomendamos que comiences poco a poco si te interesa el slow living.

Puedes hacerlo incorporando hábitos o rutinas nuevas que te conduzcan o te aproximen cada vez más a tu ideal de vida saludable. Aquí te dejamos tres sugerencias que resultarán prácticas muy efectivas:

1. Planifica tu tiempo y registra las actividades diarias

Es muy importante que hagas espacio para aquellas cosas que realmente disfrutas. Pasa, que a menudo las aficiones no se consideran prioridades. Y casi todo el tiempo se lo dedicamos exclusivamente a las labores domésticas, a los estudios o al trabajo.

En conclusión, posponemos nuestros intereses indefinidamente y el tiempo pasa y se convierten en frustraciones.

Entonces… ¿cómo podemos cambiar todo esto con el slow living?

La respuesta es bastante simple:

  • Plantéate metas realistas sin elaborar agendas abrumadoras
  • Incluye tus aficiones en tu rutina diaria
  • Se consciente en la manera en que empleas tu tiempo.
  • Anota aquello por lo que te sientas agradecida, puede ser incluso terapéutico si sufres de ansiedad o depresión. Un buen recurso a la mano puede ser un Diario Gratitud .  

2. Desconéctate del mundo digital

Apaga el móvil, tómate un descanso de las redes sociales y el Internet. Alejarte un tiempo de las pantallas y de la comunidad virtual es vital para fomentar relaciones personales directas basadas en acciones positivas y desinteresadas con otras personas.

Para muchos el silencio es fundamental. Por ello aprende a disfrutarlo. Pon en mute las notificaciones, evita los sonidos fuertes. En silencio conectarás mejor con tus pensamientos y tu ser interior.

Recuerda que las tecnologías están a tu servicio para que facilitar tu vida. Son un medio no un fin.

3. Realiza actividades manuales o que generen espacios para reflexionar

La artesanía o la cocina como formas creativas nos dan una sensación satisfactoria al ver materializado algo que hemos hecho con nuestras propias manos. Construir algo con amor y disfrutar el resultado es una experiencia muy agradable.    

Ordenar las habitaciones, los roperos, tu lugar de trabajo lo que quieras te harán sentir en calma, a gusto. Te hará más productivo y eficiente pues emplearás menos tiempo en buscar y encontrar cosas. Crearás espacios armónicos donde te resultará más cómodo estar.

La práctica de mindfulness y de yoga te ayudará a equilibrar tus necesidades corporales y tus necesidades espirituales, a aceptarte y a despertar la conciencia del aquí y el ahora.

Más del slow living que te puede interesar…

En anteriores artículos del blog he hablado de la importancia del sueño para la salud y el bienestar individual. Expliqué cómo usar las infusiones para dormir y por qué era recomendable que empezaras a meditar. También he escrito sobre los mantras y los cristales energéticos, y cómo cada elemento favorece la armonía físico, intelectual y emocional.

Todos estos temas complementan y amplifican el concepto de slow living que te he traído en este artículo. Espero como siempre que te haya servido para hacer de tu vida ese espacio de energía y de atracción que necesitamos tanto.

¡La vida es un regalo! Y hay que vivirla de la mejor manera posible.

Dejar un comentario

Abrir chat